Escuchar el cuerpo: Para qué sirve? En qué nos ayuda?

Simbólicamente podemos hablar del cuerpo como nuestro medio de transporte en este camino vital. El cuerpo nos dice cómo estamos, qué nos gusta, qué no

s duele y nosotr@s decidimos si escuchamos lo qué dice o no, si contamos con él para permitirnos hacer o no desde lo que necesitamos, sentimos.

Me gusta decir que la escucha al cuerpo es una herramienta más

1779905_606003939455437_1216796444_n

para respetarnos y tomar decisiones en base a lo que estamos escuchando. Hay lugares, personas y momentos que nos hacen sentir más o menos cómod@s. Es ahí, donde el cuerpo nos indica si nos vamos o nos quedamos, si necesitamos movimiento o descanso, soledad o vincularme y mi mente, como parte racional vinculada al cuerpo, escucha esta señal tomando decisión consciente.
Cuando escuchamos el cuerpo no hay confusión en lo que necesitamos, podemos tardar más o menos en escuchar con claridad pero no hay confusión. Nos perdemos cuando la cabeza no quiere respetar al cuerpo y cada uno lleva un ritmo diferente. Si el cuerpo y la mente van unidos nos ofrece confianza y tranquilidad en que lo que estamos decidiendo como opción más saludable, sin forzarnos sino desde el autocuidado y autorespeto integral.
La escucha corporal forma parte del proceso de toma de conciencia. Esta escucha viene tras un liberar tensiones para conseguir el silencio. Entre las diferentes formas podemos encontrar: La respiración profunda o técnicas meditativas, buscando el silencio para preguntarse desde la calma, a través del masaje ya que, esta técnica nos permite relajar tensiones del cuerpo abriendo un espacio de silencio y vacio que permite la escucha, a través de paseos por la naturaleza, el baile… Lo importante es buscar la forma que más cómod@s nos haga sentir.
¿Te interesa? Conoce REConectarte:
Un abrazo, Carmen Pérez

Deja un comentario