La salud emocional cuando trabajas con personas

Dedicamos al trabajo una gran parte de nuestro tiempo, tiempo valioso y valido de vida. Por ello, se dice mucho la frase “dedícate a lo que te gusta”. Esta filosofía cobra mayor sentido para mí desde una perspectiva emocional ya que, hacer lo que nos gusta nos hace sentirnos felices y en plenitud, nos permite sentir que estamos dedicando el tiempo y la energía a ofrecer lo que deseamos.
74c24e_bbb6a2dd5a464e8d8f95b46d9452d315-mv2
La mayoría de las personas que nos dedicamos a empleos del sector educativo, servicios sociales y sociosanitanitario lo hacemos de manera vocacional. Por ello, me atrevo a decir que la idea de “dedicarse a lo que te gusta” está presente. Pero entonces, ¿por qué hay personas que pierden la motivación? ¿Qué sucede con el efecto bournout en estas profesiones?
En este artículo hablaré sobre la felicidad laboral y la influencia del cuidado emocional en la misma. En este texto plasmaré la importancia del cuidado emocional con el fin de ofrecer un trabajo de calidad, satisfactorio y saludable.
El trabajo con personas requiere una enorme responsabilidad, ya que, tanto si trabajo con infancia, adolescencia o personas adultas, soy una referencia para esas personas, soy un modelo de comportamiento y esto nos lleva a cuidar nuestras habilidades sociales, nuestras emociones, nuestro compromiso social, político y profesional con el fin de ofrecer lo mejor, o al menos, esta es la responsabilidad de los/las profesionales vocacionales que me encuentro a mi alrededor, incluyendo la mía.
El deseo de ofrecer lo mejor junto al cuidado y dedicación que implican estos trabajos pueden ser un arma de doble filo ya que, el exceso de responsabilidad se puede convertir exigencia llevándonos a centrar nuestras vidas en el cuidado, haciendo de nuestra profesión nuestra realidad vital y vinculándonos desde el rol del cuidador/a con las personas que nos rodean. Esto lleva consigo olvidarnos de nosotras/os, de nuestras necesidades, sueños y deseos.
Las personas que trabajamos con personas  tenemos una predisposición a dar, a cuidar mayor. Es importante equilibrar cuidado, dejarse recibir de los demás y ofrecerse el autocuidado ya que, esto permitirá seguir acompañando a las personas.
Y, qué sucede cuando tu día a día consiste en la cuidar a los demás?
Los recursos tienden a agotarse, puedes cansarte de cuidar a los demás y llegar a pensar ¿quién me cuida a mi?. Aquí es donde aparece el bournout o agotamiento profesional y esto repercute en las personas que acompañamos ya que, no podemos ofrecer esa ilusión y motivación por la vida, por avanzar y por crecer hacia donde deseamos.
¿Cómo podemos cuidar nuestras emociones?
A nivel persona, busca actividades de ocio saludable que te ayuden a relajarte. Puedes buscar un momento a la semana para realizar una actividad que ayude a equilibrar cuerpo y mente (yoga, pilates, meditación…) o elegir planes de ocio en la naturaleza.
Si sientes desmotivación, agotamiento… busca apoyo profesional. Las sesiones individuales son un buen recurso para ordenar esas sensaciones, darles nombre y cuidar nuestras necesidades, nuestro espacio personal. Cuidar tus emociones te ayudará a conectar y empatizar mejor con las personas.
A nivel grupal, puedes inscribirte en talleres de habilidades emocionales que favorezcan la exploración emocional y la mejora en la gestión emocional personal.
A nivel laboral, desde tu centro o asociación puedes solicitar el programa de habilidades emocionales para profesionales del sector educativo, servicios sociales y sociosanitario. Este programa permite revisar nuestra práctica profesional, evaluar nuestras habilidades emocionalmente y conocer nuevas formas de conectarnos con las personas. Considero este programa una oportunidad de aprendizaje y mejora colectivo que permite trabajar felizmente con las personas, sentir que ofreces lo ti a las personas desde el autocuidado, la conciencia y la sostenibilidad.
Gracias por formar parte de esta profesión tan valiosa, tienes mucho que ofreces y recibir.
Si te interesa solicita tu sesión de armonía profesional desde el enlace: https://cuerpoemociones.com/sesionprofesional/
Un abrazo, Carmen Pérez

 

Deja un comentario