«No me vendas la moto» ¿Te suena esta frase?

«No me vendas la moto» es una frase muy común que en ocasiones, decimos y escuchamos de una manera explicita y en otras ocasiones, es más bien una manera simbólica de decir: No me da confianza. El otro día pensaba en esta frase y en su simbolismo, pensaba en la cantidad de veces que pensamos «no me vendas la moto» «no me lo trago» «me estás timando» y como estas frasazas llevan detrás un sello tan personal y único como la misma experiencia vital.

Quiero invitarte a que demos una vueltita o dos a esta manera de mirar el mundo y a las personas desde este lugar. En realidad, «te estaba vendiendo la moto» jjejje, para hablar de toda la carga y la desconfianza que hay implícita en estas frases. ¿Cuando hay desconfianza en estas frases? Cuando hablo de desconfianza en estas frases, que en ocasiones decimos hacia adentro, hablo de anticiparnos a lo que la persona nos va a compartir, sin escuchar, sin leer, sin reflexionar previamente los argumentos, ya estamos pensando «no me vendas la moto». Este pensamiento llevado a personas en quien la desconfianza ya está enfundada es lógico y tiene todo el sentido porque finalmente te estás protegiendo de algo que puede hacerte daño, no servirte…

Sin embargo, en muchas ocasiones leemos, escuchamos o vemos algo nuevo y nos surge este pensamiento, este pensamiento sí está repleto de desconfianza y trae la carga de frases y mensajes que fueron impregnados en nosotrxs como por ejemplo: «no confíes de lo nuevo» «no confíes de lo fácil» y un montón de frases más que limitan nuestra escucha, nuestra apertura incluso plantearnos si esto desconocido y diferente podría ser bueno para mí.

Este artículo es una invitación a la observación personal, una invitación a que te observes en esos momentos en los que delante tuya pasa una información interesante y la dejas pasar, algo desconocido que quizás todavía no te habías planteado y aparece de frente. ¿Y si esto puede ayudarte? ¿Qué estás dejando de lado con esta frase – pensamiento «no me vendas la moto»?

Y así, es como desmontamos la idea de que lo nuevo, lo desconocido no nos va a ayudar y nos abrimos la oportunidad de saber más y ayudarnos a nosotras mismas porque la información, es poder.

¿Te suena esto? ¿Quieres revisarlo? Solicita una sesión de descubrimiento: https://cuerpoemociones.com/servicios/reconectarte/ 

 

Un abrazo, Carmen Pérez

 

Deja un comentario