¿Permites que te ayuden o yo solita?

¿Permites que te ayuden o yo solita? Si eres de las de «yo solita me lo gestiono muy bien» este artículo es para tí y que sepas que estamos en sintonía porque yo también soy de las de «yo solita». Así que como fan del «yo solita» durante año, voy a compartirte en este artículo parte de mi experiencia, de los retos y las habilidades que tenemos las «autogestionadas de la vida».

Te cuento mi historia: Siempre he sido bastante independiente y autogestionada, soy de las que lo hizo todo pronto: Acabé la carrera a curso por año, me puse a trabajar, sabía lo que quería y lo conseguí, es más sé lo que quiero y trabajo por ello para conseguirlo y lo consigo…
Bastante resolutiva y «adaptada socialmente» como se suele decir. ¿Resuena esto contigo? Quédate y te cuento más que esto solo es el principio.

Siempre he estado muy contenta de esta GRAN CAPACIDAD porque me permite conseguir lo que quiero en la vida, obviamente con mucho trabajo porque no conozco una fórmula que me haya resultado más efectiva y satisfactoria hasta el momento. Pero sí, me permite conseguir lo que quiero y esta manera de ser me ha ayudado a tener herramientas resolutivas y creativas para gestionar muchas situaciones inesperadas.

Porque trabajar para mí no es un problema, es un regalo. Trabajar es ofrecer, acompañar y apostar y a mí eso me encanta ??. Déjame adivinar, ¿A ti también te gusta dar y ofrecer, verdad? Me encanta porque a las que somos «yo solita» nos gusta ofrecer y aportar, esto nos ayuda a sentirnos valoradas y a ser parte de algo.

Déjame adivinar, ¿A ti también te gusta dar y ofrecer, verdad? Pues voy a compartirte una pregunta que me hice cuando empecé a trabajar mis emociones y es posible que te sirva: Y entonces, ¿Por qué a esta «yo solita» autogestionada le cuesta tanto pedir ayuda? ¿Por qué me cuesta apoyarme y dejarme sentir cansada, rabiosa, miedo, nerviosa… delante de lxs demás? Esta pregunta me resonó muy dentro, como si abriese algo muy profundo y es que lo estaba abriendo.

Pues voy a compartirte los porqués que sostienen esto. En primer lugar, la sociedad nos enseña que tenemos que autogestionarnos solas y este mensaje que viene cargado de culpa y exigencia con sus «tienes que» y «debes hacer» es muy potentes para las «yo solitas» porque nos lo tomamos como reto y nos lo creemos y por eso en muchas ocasiones acabamos agotadas y sintiendo que no hemos sido capaces de conseguir o mintiéndonos creyendo que lo estamos gestionando genial. Pero, ¿Cómo vas a saber gestionar algo que nadie te ha enseñado? ¿Cómo vas a aprender a autogestionar tus emociones si no te has visto y revisado previamente? No importa si eres psicóloga, educadora social, pedagoga o has estudiado las emociones en la universidad o en libro, igual que necesitamos que nos acompañen para aprender a vestirnos necesitamos que nos acompañen para aprender a gestionarnos las emociones. Te cuento esto para que dejes de sentir culpa cuando aparezca en ti una y otra vez la misma historia.

Y en segundo lugar, las «yo solitas autogestionadas» tenemos ese gran reto emocional, necesitamos entender y transitar que nos merecemos lo mismo que ofrecemos y que por sentirnos mal y dejarnos apoyar no vamos a ser una carga para las personas. Y sé, que parte de este «yo solita» también es no darte el permiso a buscar alguien que te acompañe y déjame decirte que «tú solita» no puedes desmontar lo que está sosteniendo la supervivencia, necesitamos alguien que sostenga todo esto para permitirnos sacarlo del todo de una manera auténtica y consciente. Así que aquí estoy, para cuando quieras recibir lo que te mereces, apoyo y cuidado.

¿Te suena esto? ¿Quieres revisarlo? Solicita una sesión de descubrimiento: https://cuerpoemociones.com/servicios/reconectarte/ 

Un abrazo, Carmen Pérez

Deja un comentario