Que tus límites no te limiten

Muchas veces, cuando trabajamos los límites en sesiones individuales, me comentan lo siguiente: «es que yo o no pongo límites o cuando los pongo son tan tajantes que no permiten nada». ¿Te pasa esto? ¿Sientes que los límites son limitantes? Quédate conmigo que este artículo te interesa.

Lo primero es decirte que te entiendo, a mí también me pasaba y además sentía mucha culpa cuando ponía los límites porque me sentía que estaba limitando mucho y es más, ni siquiera tenia claro si esos eran los límites que necesitaba o estaba limitando tanto porque no había puesto ningún límite cuando lo necesitaba. ¿Te resuena esto? En este artículo quiero compartirte la función de los límites y darte algunos tips para identificar cuando es el momento de ponerlos y como hacerlo para cuidarte.

Los límites son necesarios e importantísimos para el autocuidado y el cuidado de los vínculos. ¿Por qué? Porque los límites nos ofrecen claridad, nos permiten distinguir que queremos ofrecer y que no estamos dispuestas a dar, que queremos que nos ofrezcan y que no nos nos viene bien o no nos sirve. Los límites son muy útiles para hacer limpieza emocional. Cuando hablo de limpieza emocional me refiero a despejar las emociones que están agarradas y están esperando que tomemos una decisión y ser expresadas para no atascarse en el cuerpo.

Los límites nos ayudan a ubicarnos, dan transparencia, claridad y sobretodo, nos permiten tomar las decisiones que necesitamos para cuidarnos. Pero, ¿Cómo hacer esto para cuidarnos sin limitarnos? A continuación te comparto tips para poner límites que te ayuden a cuidarte.

  1. Expresa lo que necesitas y sientes. Cuando digo esto a veces me responden «no debería saber» y yo siempre digo «no podemos adivinar y por esto necesitamos expresarlo. Si en ese expresarlo no sientes un cambio o empatía ya sabes que la decisión más sabia es distanciarte pero necesitamos colocarnos en ese lugar de autorespeto».
  2. Los límites implican autorespeto, darte espacio. Cuando no los ponemos no nos estamos dando espacio y es más difícil que estemos recibiendo ese respeto de fuera. Así que, mi invitación es a darte espacio poniendo límites para cuidarte.
  3. La última apreciación es escucha al cuerpo, ¿Qué necesitas expresar y qué límites necesitas poner para cuidarte? Es importante escuchar al cuerpo porque este no falla, no miente, y ahí vas a saber identificar mejor lo que necesitas.

Y por último, me gustaría comentarte que detrás de no permitirnos poner límites hay un introyecto o mensaje interno que está impidiendo que utilices esa herramienta que para mí es un derecho personal. Así que, te invito a revisar este mensaje interno que no permite usar los límites que necesitas y por supuesto, si necesitas apoyo aquí estoy.

¿Quieres que te acompañe? Solicita una sesión de descubrimiento conmigo: https://cuerpoemociones.com/servicios/reconectarte/

Un abrazo, Carmen Pérez

 

 

Deja un comentario