Cuidarme va más allá de responsabilizarme…

«Cuidarme va más allá de responsabilizarme, es más cuidarme a veces es des-responsabilizarnos más» Descubrí esto después de la segunda sesión de la formación de Arteterapia a finales de 2012. Hace tiempo pero se me quedó calcado, necesitaba este aprendizaje como el respirar para poder bajar mi nivel de responsabilidades y empezar a vivirlas con menos exigencia.

Comparto esto porque además es algo que está muy integrado en el subconsciente colectivo de las mujeres, nos responsabilizamos mucho, cogemos muchas tareas y damos poco valor a lo que ofrecemos, nos damos poco espacio para valorarnos y validarnos. Cuento esto porque la mayoría de nosotrxs no tenemos problemas en asumir responsabilidades, es más, a lo largo de nuestras vidas hemos cargado con muchas responsabilidades que no eran nuestras y esta es la raíz del porqué muchas de nosotras hemos decidido «tirar la toalla» y en muchas ocasiones, dejar de responsabilizarnos hasta de los cuidados propios. Pero esto es diferente, porque la dificultad no está en asumir responsabilidad sino en asumir exclusivamente las responsabilidades que son nuestras y nos permiten cuidarnos.

Cuando empiezo a acompañaros muchas veces veo mi reflejo, veo a esa mujer que fui en ese estado de agitación y tensión mezclado con una gran capacidad de autogestión que me hacía parecer irrompible, me veo en vosotras. Cuando me decís «estoy cansada, no puedo más» y acto seguido aparece la culpa con frases como «pero es que tengo que hacer esto o no puedo descansar por esto otro» me sigo viendo reflejada.  Y ahí, me gusta poneros delante que decir «no quiero responsabilizarme porque he cargado mucho y estoy agotada» es diferente. ¿Por qué es diferente? Principalmente porque la percepción que tienes de ti y porque elimina ese juicio de «no me responsabilizo o hago suficiente». Es más, cuando hablamos de cuidarnos también hablamos de dejarnos ser, estar y dejarnos responsabilizar tranquilas sin meternos presión, eligiendo nuestras responsabilidades. Por eso me gusta tanto hablaros de cuidados y no solo de responsabilizarnos con los cuidados propios.

Cuando te hablo de cuidarte además de eligir tus responsabilidades y asumirlas desde la comodidad, sin presiones ni tensiones también te hablo de abrazar tu presencia, darte el permiso de dejar de hacer y ocupar ese espacio de ESTAR sin más. Cuidarte también es acompañarte desde la presencia contigo, estar atenta a lo que necesitas en ese estar cuidando y acompañando para que ese proceso de cuidado tenga un sentido más amplio de «fue mi elección o es mi responsabilidad».

Cuidarte también es estar contigo cuando estás cuidando y sobretodo, estar contigo más allá de los cuidados. Cuidarte es ese encontrarte en ese sentido más allá de los cuidados por «obligación y responsabilidad». Cuidarte es estar desde el placer en ese ESTAR. Y por eso existe el programa REConectarte para que podamos entendernos y cuidarnos.

Deseando este artículo te sirva para empezar a cuidarte más allá de responsabilizarte, deja tu comentario si te apetece.

¿Quieres que te acompañe? Solicita una sesión de descubrimiento conmigo: https://cuerpoemociones.com/servicios/reconectarte/

Un abrazo enorme, Carmen Pérez

Deja un comentario