Expandir y contraer la emoción, ¿Qué significa esto?

El proceso emocional como buen proceso cíclico que es pasa por diferentes momentos o fases, algunas de ellas son de expresión, expansión y apertura emocional y otras, invitan más al recogimiento, al cierre y a la contracción de la emoción. Una sin la otra no tiene  mucho sentido desde la perspectiva emocional saludable, desde lo que sería transitar la emoción desde la conciencia, la aceptación y conexión con una misma.

Así como la expansión y contracción emocional pueden ser parte de algo cíclico, entendido desde la perspectiva del descuidado y la gestión emocional carente también pueden ser parte de un ciclo de malestar y dolor. ¿Por qué? Porque la expansión emocional puede implicar una apertura y desborde emocional que nos sobrepase y no nos ayude a cuidarnos así, la decisión de la contracción será toma desde la supervivencia, el bloqueo y el miedo. Sería algo así como: Expreso todo, me quedo vacía, siento culpa por lo que he hecho y me cierro a tope porque no puedo sostener la expansión, no merezco expandir la emoción… ¿Te resuena este ciclo? Es habitual culpar a la emoción de la expansión y contracción pero en realidad es el descontrol emocional el que da paso a esto.

¿Por qué son importantes ambas partes en el proceso emocional?

Tanto la contracción como la expansión emocional tienen una función en el propio proceso por esto son necesarias e importantes ambas.

La función de la expansión como propiamente dice la palabra es expandir o dejar mostrar la emoción ¿Por qué necesitamos dejar mostrar la emoción? Mostrar la emoción nos permite vernos y que nos vean desde fuera lo que implica internamente esa situación o vivencia. mostrar la emoción nos permite empatizar, hacia adentro si la emoción es propia y hacia afuera si es la vemos en otra persona. De esta empatía surge la autenticidad hacia adentro y hacia afuera.

La función de la contracción mantiene más relación con el recogimiento, con cerrar hacia adentro lo que está sucediendo y estamos sintiendo en ese momento. ¿Por qué necesitamos contraer la emoción? Porque todo proceso emocional lleva implícito ser consciente, darnos cuenta y dar espacio al reposo para averiguar que hay más allá de la propia expansión y expresión emocional. El recogimiento permite ver otras emociones, descubrir otras sensaciones, historias y vivencias que están vinculadas a la propia expresión y expansión emocional.

Es así, en el propio transito de la expansión a la contracción y en el vivenciar ambas partes junto a sus recorridos intermedios donde podemos ver el proceso emocional con toda su completud y complejidad. Es ahí donde podemos vernos desde una perspectiva más amplia y autentica.

Finalmente, quiero compartirte algunos tips e ideas para permitirte expandir y contraer la emoción desde la conciencia y el autocuidado. Cada una tenemos una tendencia o lugar de mayor comodidad que mantiene relación con nuestro carácter. Lo que te planteo a continuación tiene relación con revisar cual es tu tendencia porque la idea es que ambas partes, la contracción y expansión, estén en constante encuentro y retroalimentación para cuidarnos.

  1. Identificar cual es la emoción que más conflicto te genera: que expander desde el descontrol o contraes desde el bloqueo. Identifica 1 o 2, las que más te resuenen.
  2. Pregúntate: ¿Cúal es mi miedo? ¿Qué pienso o siento que puede pasar si la expreso más o no la expreso tanto?
  3.  Tomar conciencia de ese miedo, ponerle nombre y ver que pasos puedes dar para desde el autocuidado para atrverte a transitar un poco más ese lado menos conocido (la contracción o la expansión).
  4. Buscar acompañamiento para trabajarlo en profundidad y sentir que puede dejarte estar en ambas partes.

Deseando te sea útil este artículo.

Un saludo, Carmen Pérez

 

Deja un comentario