Acompañar la aceptación

Entendemos por aceptación como el camino o proceso que recorremos desde que acontece algún evento o situación vital que nos implica emocionalmente hasta que conseguimos entender, integrar y dejar ir esa parte emocional que nos perturba o nos daña consiguiendo así, la sensación de tranquilidad o calma que permite que podamos seguir avanzando en nuestras vidas sin sentir que nos atraviesa tanto esa sensación o emoción vinculada a esa experiencia o situación vital.

En otros artículos he nombrado la aceptación como parte del acompañamiento. En este quiero hablarte de ella misma, de como acompañar ese proceso para que se de en la persona y permita descansar de vivencias anteriores que pesan, condicionan nuestras vidas o impiden vivir más cómodamente.

Como profesionales socioeducativos, las personas que acompañamos traen consigo historias muy potentes emocionalmente hablando y como con cualquier herida emocional es importante que el acompañar sea desde la escucha y desde la sutileza. La idea es generar confianza y no ir «metiendo el dedo en la llaga», necesitamos conocer a la persona y desde ahí buscar la manera de acompañarla en lo que necesita, también en ese proceso emocional que le atraviesa ya que, aunque no seamos psicologxs nuestra labor es estar e ir acompañando a la persona a dar pasos en su proceso socioeducativo y esto, sabemos que viene atravesado por resistencias emocionales por tanto, caminar hacia la aceptación implica revisar estas resistencias y revisa el espacio que les damos.

Acompañar la aceptación implica dos líneas de trabajo:

      1. Acompañar la aceptación del proceso vital de la persona, acompañamos lo que se comparte y lo que atraviesa el proceso en sí, las experiencias de vida que van apareciendo y todo esto,
  1. Acompañar la aceptación de nuestro proceso vital, como he comentado en otros artículos, el proceso de aceptación de la persona que acompañamos está atravesado por nuestras vivencias, experiencias emocionales y por tanto, por nuestra manera de aceptar lo que vivimos nuestro propio proceso vital. Si 

 

¿Qué necesitamos saber para acompañar hacia la aceptación?

  1. Este proceso lleva tiempo, mínimo 6 meses y dependiendo de la intensidad de esas experiencias puede alargarse.
  2. En el proceso emocional primero aparece la rabia, la ira y el enfado. Es importante dar espacio para descargar y expresar.
  3. Después de la rabia nos encontramos con la tristeza. Estar cerca cuando aparece la tristeza, entenderla, acogerla y acompañarla es esencial.
  4. La tristeza acostumbra a traer culpa. Es importante no solo saberlo sino poder hablarlo y desmitificar que «la culpa era suya» porque aunque haya sido responsabilidad suya es importante pasar página, desde la sinceridad y a la vez dando espacio a perdonarse.
  5. Desmitificar la culpa,  que la persona pueda ver que la visión externa no coincide con la interna permite dar espacio a perdonarse porque aunque sea su culpa o responsabilidad quedarnos ahí no facilita la aceptación y por tanto, no permite avanzar en su vida ni que ese hecho se convierta en un aprendizaje socioeducativo.
  6. La aceptación es el acto de perdonarnos y permitirnos vernos desde una perspectiva más amplia acogiéndonos en lo que no nos gusta, siendo conscientes de la herida y permitiéndonos dar lugar a otro tipo de aprendizajes vitales.

Deseo este artículo te aporte más información al respecto, si este artículo te ha ayudado a ver que necesitas revisar tu propio proceso de aceptación y/o que este proceso está limitando la posibilidad de acompañar y quieres trabajarlo, entra en el enlace: https://cuerpoemociones.com/sesionprofesional/

Un saludo, Carmen Pérez

Deja un comentario