¿Revisas emocionalmente tu curso o año?

¿Te planteas objetivos profesionales y personales? ¿Haces revisiones cíclica para ver en qué punto estás, cómo te sientes con eso que estás viviendo y que cambios te gustaría hacer en tu de realidad un profesional y en lo que implica a lo personal?
En este artículo quiero hablarte de los procesos internos de revisión. Quiero hablarte del por qué y el para qué de sentarnos con nosotras mismas y elegir en qué  queremos enfocarnos, en qué lugares nos gustaría quedarnos, en cuales no y que cuestiones internas necesitamos cambiar y cuáles están bien y por tanto, decidimos mantenerlas. Y por supuesto, quiero contarte una manera de hacer una revisión que  a mí me resulta sencilla y permite descubrir más información para orientarnos mejor.
Esto dicho así, muchas veces asusta, sobre todo si te cuesta más concretar y por que a veces sentimos que ver algo que nos gustaría o necesitamos cambiar, darnos cuenta de algo, lleva implícita la obligatoriedad de cambiarlo y hacerlo YA. Quiero invitarte a que lo veas más desde el cuidado, desde darte la oportunidad de ampliar tus opciones y posibilidades vitales y de vivir  las propias  decisiones como un proceso, ir decidiendo sin necesidad de hacerlo desde la urgencia que en algunas ocasiones sería descuidarte.
Te cuento mi historia personal: Yo hago esta revisión desde 2008 que empecé a trabajar como Educadora Social, cada verano cuando cogía vacaciones dedicaba 1 o 2 días a hacerlo (el tiempo y cómo hacerlo depende de cada una). Hace años me di cuenta de que muchas de mis compañeras con las que trabajaba no hacían este tipo de revisión y ese fue el disparador para darme cuenta de que ESTO NO ES HABITUAL Y A MÍ ME PARECE UNA GRAN OPORTUNIDAD QUE QUIERO COMPARTIR CONTIGO por si todavía no has empezado.
Considero que es importante en lo profesional si trabajamos con personas aunque escuchar esto muchas veces genera pereza, no apetece y una piensa bueno y para qué si ya hacemos revisiones de equipos, revisiones en cada justificación de proyectos que hacemos…
La diferencia es que esta revisión es más interna, implica revisar también cómo estamos acompañando y cómo nos sentimos con eso.A nivel profesional, si trabajas con personas, quiero hablarte de la revisión como espacio para revisar cómo está siendo tu manera de acompañar, cómo te estás sintiendo con esa manera de acompañar porque la persona que tú eras antes, no es la persona con la persona eres ahora. Tú has generado cambios, has aprendido cosas nuevas y esas cosas nuevas las puedes incorporar dentro de tu acompañamiento y en esa revisión verán otras que estén caducas y no te apetece compartir porque ya no es lo que consideras que puede ayudar en determinadas situaciones o a determinadas personas. 
La propuesta es que revise en qué te sientes cómoda en tu vida profesional y personal y en qué  no ya que, en ambas o tendemos a adaptarnos a las cosas como «es lo que corresponde» o tendemos a luchar muchas cuestiones que no nos gustan y al final, tanto adaptarnos como luchar nos hace cargar con lo que vivimos así que, revisar nos permite  SOLTAR, DISTANCIARNOS O RECOLOCAR aquello que no nos hace sentir cómodas, revisar nos permite planteranos cómo hacer con esto que estamos viviendo y que nos atraviesa.
Adaptarnos a lo que vivimos a nivel y no sentirnos cómodas en ello implica que eso no conecta contigo, puede ser un proyecto profesional, un vinculo…. es posible que hace tiempo sí conectaras y hacer la revisión ayuda a darnos cuenta. Hacer la revisión permite revisar que sucede y ver de que manera se puede  recolocar eso o si necesitas soltar del todo porque tu vida ahora es otra, aceptar esto sin boicotearnos es importante. 
Cuando no nos revisamos y mantenemos hasta estar hartas, vivimos crisis personales y profesionales que implican muchas más cuestiones a nivel personal y profesional como una baja laboral, un gran conflicto con alguna persona… cuestiones que nos hacen espejo para plantearnos de verdad QUE NECESITAMOS. La diferencia es que cuando paramos  desde la crisis y nos sentimos mal con nosotras mismas, esto implica asumir ambas cosas: Como gestiono y acojo esto que siento y qué necesito ahora. 
Podemos decir que las revisiones son un QUÉ NECESITO DESDE EL CUIDADO.  Este tipo de revisión es un espacio a estar con nosotras y ponernos delante con un folio o una libreta donde anotas ¿Qué es aquello que a mí me hace sentir cómoda/ aquello que me gusta en mi vida personal o profesional? ¿Qué es aquello que no me hace sentir cómoda? ¿qué es lo que me gustaría incorporar o cambiar? ¿Qué cambios puedo asumir en los próximos 6 o 12 meses/qué pasos puedo dar para cambiarlo? Se trata de darnos permiso a preguntarnos con libertad, dejando que surjan cosas aunque sean nuevas o inesperada. Darnos permiso implica responder lo que nos surja y poderlo retomar otro día, dejarnos preguntas abiertas resonando en la mente… porque el propósito no es responderlo todo sino responder conmigo, acercarme a lo que necesito, quiero y deseo en la vida, ACERCARNOS A NOSOTRAS MISMAS. Además, se trata de un ejercicio de sinceridad y conciencia, es por esto que proponemos cambios y acciones que podamos asumir sin juzgar si es poco mucho… y sin ponernos etiquetas de soy esto o aquello, sino dándonos el permiso a ser y seguir lo que queremos en ese momento vital. 
 Te mando un abrazo y deseo que este artículo te haya servido.

Deja un comentario