Testimonios

Dicen de mi trabajo…

Aquí te comparto algunos testimonios de mujeres que han trabajado conmigo. 

Tamara M.
Empezaré a escribir mi testimonio con la frase que resumió mi proceso: “me permito”.
Ese verbo -permitir- que apenas me aplicaba a mí misma y sin embargo lo utilizaba ampliamente para todo aquello que no fuera yo. Permití al resto muchas cosas que a su vez me permitieron llegar a tu acompañamiento, Carmen. Y qué bien haber llegado hasta ti, qué bien aquél día que decidí llamarte y concertar una cita, con todos mis miedos e inseguridades encima y a la vez con tantas ganas de hacerlos desaparecer. Ahí empecé a permitirme.
Mi proceso ha sido tan intenso como necesario. Siendo tan difícil para mí identificar emociones, sentimientos y vivencias tú me lo pusiste fácil, guiándome y acompañándome en todas las esferas desde mi yo niña hasta mi yo mujer que soy hoy. Poniéndome delante lo que yo no había sido capaz de aceptar, comprender, analizar y transitar siempre desde una postura realista de cuidado, sostén, confianza y empoderamiento.
Siento que a raíz de este proceso he llegado a conectar con mi yo más profundo, a vivir en equilibrio, a no boikotearme y establecer límites; ahora soy yo la que decide ponérselo fácil, sintiéndome capaz y sin perderme por el camino, estando. He crecido.
Me permito llegar a ser, vivir y transitar las emociones, sintiéndolas y sintiéndome, fluyendo, autocuidándome y proporcionándome mi espacio para que así al compartirme no pierda mi perspectiva ni mi voz.

Gracias Carmen por haber sabido verme, leerme, acompañarme y haber sido luz. Haces un trabajo maravilloso, tú eres maravillosa y ha sido y es maravilloso seguir compartiendo contigo tantas vivencias.

Me permito.

Sandra

«Durante este proceso de talleres y sesiones individuales he aprendido a darme el permiso (me encanta esa palabra). Darme permiso de relajarme, de encontrar espacios donde me encuentre cómoda, de concederme tiempo cuando lo necesito si es posible, de decir no me apetece si es lo que siento, y de no exigirme hacer más de lo que creo que puedo hacer. Las sesiones individuales son un espacio donde relajarte y aprender a acompañarte tu misma con tus batallas diarias y también adquieres formas de afrontarlo. He obtenido palabras y herramientas que te facilitan una forma diferente de hacer, de sentir y mejoran tu espacio personal y el que te rodea. Cada vivencia es un momento de aprendizaje (autoconocerse) y compartirla es una buena forma de identificarla y poder hacer cambios en lo que sucede.»

 

Fina

«En las sesiones individuales aprendí a sentirme bien descubriendo funcionamiento de tu cuerpo y mente ante problemas que surgen en la vida. Sentí una liberación y sanación en mi interior . Realmente es un acompañamiento sincero, humilde, amable, lleno de positivismo y alegría. En el taller de Cuerpo y emociones aprendí a distinguir cuando siento cada emoción y una nueva forma de acompañarme que me ayuda a tener mayor autocontrol.»

 

Cristina

«Para mí, lo más interesante de las sesiones es el equilibrio entre las dimensiones mente, cuerpo y emoción (tal vez también espíritu). Es una metodología que permite sanar de una forma menos consciente, desde la calma. Y sencillamente me fascina cómo sanar la mente y las emociones contribuye a un bienestar físico. Esta metodología es la combinación perfecta para equilibrar el bienestar cuerpo/mente/emoción/espíritu.»

 

Laura

«El Taller de Arteterapia ha sido una experiencia muy grata, tanto por el trato y el acompañamiento, la alianza terapéutica, como por el entorno y espacio, cálido y acogedor, y el grupo reducido que facilita una mayor cohesión y confianza. Una experiencia totalmente recomendable para quien quiera, a través de herramientas artísticas, ahondar en su interior favoreciendo su autoconocimiento y autoestima.»

Gracias a cada una por compartiros y por este gran aprendizaje, hacéis posible que siga creciendo haciendo lo que más me gusta, acompañar en los procesos emocionales.